Qué es y cómo funciona la fianza en el alquiler

Blog

Cuando se alquila una propiedad, la mayoría de arrendadores e inmobiliarias solicitan una fianza, que sirve para proporcionar seguridad al propietario en caso de que el arrendatario incumpla el pago del alquiler.

Generalmente, esta fianza suele ser un pago correspondiente a un mes de alquiler y se devuelve cuando el contrato expira. Sin embargo, muchas personas parecen tener reticencia a la fianza, probablemente por miedo a que esta no sea devuelta.

Si eres de esas personas que tienen dudas sobre cómo funciona la fianza, ¡has llegado al sitio adecuado! En Compramos Tu Casa 24 vamos a contártelo todo sobre este tema.

¿Qué es la fianza?

La fianza es la cantidad de dinero que el arrendatario paga al arrendador al firmar el contrato de alquiler, antes de mudarse a la propiedad. Esta cantidad de dinero suele corresponder a un mes de alquiler (por lo que se suele pagar siempre el primer mes de alquiler más la fianza) y se devuelve al finalizar el contrato.

No obstante, si el uso que se le va a dar a la propiedad es distinto al de vivienda, la fianza pasa a ser de dos meses.

¿Es obligatorio pagar una fianza?

Sí. De hecho, está establecido como tal en el artículo 36 del capítulo IV de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).

El propósito de la fianza es poder dar una seguridad al arrendador en caso de que el inquilino se vaya del piso sin pagar el último mes o genere ciertos daños en la propiedad que sea necesario reparar.

¿Cuándo y cómo se devuelve la fianza?

La fianza se suele devolver al acabar el contrato, una vez el inquilino ya ha abandonado la vivienda, porque este es el momento en el que el propietario tiene la oportunidad de revisar bien que no haya daños en la propiedad.

Leer más  ¿Cómo vender un piso de protección oficial?

Si todo está correcto, el propietario debe devolver la fianza al arrendatario en un plazo máximo de un mes, empezando a contar desde la entrega de llaves.

Si al pasar 30 días desde la devolución de las llaves el propietario no ha enviado la fianza ni comunicado ningún desperfecto, el arrendatario tiene derecho a reclamar su fianza por vía judicial.

No obstante, antes de iniciar un proceso judicial, es importante intentar ponerse en contacto con el propietario y asegurarse de que este no tiene derecho a quedarse la fianza.

Casos en los que se puede no devolver la fianza

alquiler vacacional

Existen muchos casos en los que el propietario tiene derecho a no devolver la fianza a su inquilino. Estos son los principales:

  • Cuando haya daños en la vivienda que hayan sido provocados por el arrendatario.
  • Si el inquilino ha realizado obras sin consentimiento del propietario.
  • Si el mantenimiento de la propiedad ha sido deficiente y ahora necesita una limpieza o restauración.
  • Si el inquilino no ha cumplido con el pago del alquiler.
  • Si el inquilino se va antes del tiempo acordado en el contrato.

Si se dan alguna de estas condiciones, el propietario deberá acreditar que esto es cierto, presentando pruebas de los daños y defectos. Por eso, en la mayoría de contratos de alquiler se suele recomendar a los arrendadores incluir fotografías de cómo estaba el piso en el momento de alquilarlo.

Garantías adicionales a la fianza

Además del pago de la fianza, existen otras garantías que el propietario puede solicitar para asegurarse de quedar cubierto ante posibles impagos o daños en su vivienda. Estas garantías se solicitan antes de firmar el contrato y suelen quedar incluidas en el documento. Estas son las principales:

  • Avales: Los avales pueden ser bancarios o personales. Un aval bancario sería un depósito realizado con antelación, como una segunda fianza. En cambio, un aval personal suele ser una tercera persona involucrada en el contrato que se compromete a hacerse cargo del pago en caso de que el inquilino no pueda hacer frente al alquiler.
Leer más  Qué es un iBuyer y cómo te ayuda a vender tu piso

Los avales personales suelen ser los más utilizados, especialmente en el caso de los alquileres a estudiantes, puesto que comúnmente son personas sin trabajo ni nóminas para garantizar el pago, así que los padres firman como avalistas.

  • Seguro de alquiler: El seguro de alquiler es una póliza que cubre al propietario en caso de impago o daños a la propiedad. Suele representar entre un 3% o un 5% de la renta y lo debe contratar y pagar el propietario.
  • Depósito: El depósito es un pago que funciona de forma similar a la fianza, con la diferencia de que aquí es el propietario quien conserva el dinero en todos los casos. En cambio, la fianza se debe depositar en la administración de algunas comunidades autónomas.

¿Cuántas garantías se pueden solicitar?

No existe un límite de garantías fijadas por ley, así que cada propietario tiene derecho a negociar o solicitar todas las que quiera con la persona a la que le vaya a alquilar su vivienda. Al final, un contrato es un documento que representa un acuerdo entre dos o más personas, por lo que todo es una cuestión de diálogo.

Lo único que siempre es obligatorio es la fianza, pero todas las garantías son opcionales, aunque sí deben estipularse en el apartado de Garantías del contrato.

¿Existe la fianza en el alquiler vacacional?

No. En los alquileres vacacionales se pueden solicitar algunas condiciones de pago por reserva (que suelen representar un 30% del total de la estancia) o depósitos, que sirven para cubrir al propietario en casos de cancelación de última hora, pero el pago de fianzas está limitado únicamente a los alquileres de larga estancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Compartir

Últimas entradas